Disolución sociedad gananciales. Octubre 2011

Disolución de la sociedad de gananciales
MF 907, 1120
MIRPF 4919, 5350
MFI 1377, 1640
DGT CV 24-3-11

Si se disuelve la sociedad de gananciales y se adjudica la vivienda a uno de los cónyuges quien asume la totalidad del préstamo hipotecario que la grava, la ganancia o pérdida patrimonial vendrá determinada por la diferencia entre el mayor de: el valor de mercado del 50% de la vivienda o el 50% del importe del préstamo hipotecario pendiente de amortizar en el momento de la disolución de la sociedad de gananciales, y el valor de adquisición del 50% de la vivienda.

Un matrimonio en régimen de gananciales adquirió una vivienda hace 12 años. En la actualidad se va a proceder a la disolución de la sociedad de gananciales y a la adjudicación de la vivienda a uno de los cónyuges quien asumirá la totalidad del préstamo hipotecario que la grava, planteándose las consecuencias fiscales en el IRPF.  

La disolución de la sociedad de gananciales y la posterior adjudicación a cada uno de los cónyuges de su correspondiente participación en la sociedad no constituye ninguna alteración en la composición de sus respectivos patrimonios que pudiera dar lugar a una ganancia o pérdida patrimonial, siempre y cuando la adjudicación se corresponda con la respectiva cuota de titularidad.

En estos supuestos no se podrán actualizar los valores de los bienes o derechos recibidos, que conservarán los valores de adquisición originarios, y, a efectos de futuras transmisiones, las fechas de adquisición originarias.

Sólo en el caso de que se atribuyesen a uno de los cónyuges bienes o derechos por mayor valor que el correspondiente a su cuota de titularidad, existiría una alteración patrimonial en el otro cónyuge, generándose una ganancia o pérdida patrimonial (LIRPF art.33).

Así ocurre en el caso consultado, en el que no se corresponderá la adjudicación con la respectiva cuota de titularidad, puesto que, aunque no haya compensación en metálico por parte del cónyuge al que se atribuirá la vivienda, único bien ganancial, existe una contraprestación en especie al asumir la parte del importe del préstamo hipotecario del otro cónyuge, lo que originará a este último una ganancia o pérdida patrimonial.

Para determinar el importe de la ganancia o pérdida patrimonial hay que tener en cuenta lo previsto en los supuestos en que la alteración en el valor del patrimonio del contribuyente proceda de la permuta de bienes o derechos, en cuyo caso la ganancia o pérdida patrimonial se determina por la diferencia entre el valor de adquisición del bien o derecho que se cede y el mayor de los dos siguientes: el valor de mercado del bien o derecho entregado, o el valor de mercado del bien o derecho que se recibe a cambio (LIRPF art.37.1.h).

Por tanto, la ganancia o pérdida patrimonial vendrá determinada por la diferencia entre el mayor del valor de mercado del 50% de la vivienda o el 50% del importe del préstamo hipotecario pendiente de amortizar en el momento de la disolución de la sociedad de gananciales, y el valor de adquisición, minorado en su caso por las correspondientes amortizaciones, del 50% de la vivienda, el cual estará compuesto por el 50% de la suma del importe real por el que se efectuó su adquisición, de las inversiones y mejoras efectuadas y de los gastos y tributos inherentes a la adquisición, con excepción de los intereses, que hubieran sido satisfechos por los adquirentes.

Al tratarse de un inmueble, este valor de adquisición se actualizará mediante la aplicación de los coeficientes de actualización previstos en la Ley de Presupuestos Generales del Estado del año de la transmisión

Se han cerrado los comentarios